¿Por qué los perros tienen miedo a las aspiradoras?

¿Su perro hace una tormenta o se escapa de la habitación cada vez que enciende la aspiradora? Este comportamiento puede parecernos extraño a los humanos, porque sabemos que no hay nada que temer.

Los perros, especialmente si no han estado expuestos a sonidos fuertes, no conocen nada mejor. Probablemente reaccionaríamos de la misma manera si un Godzilla atronador se cruzara en nuestro camino, ¿verdad?

Bueno, la casa no puede permanecer desordenada, y también debemos asegurarnos de que nuestros amigos peludos estén cómodos. ¿Cómo lo hacemos? El secreto radica en comprender por qué los perros tienen miedo a las aspiradoras y qué puedes hacer al respecto.

¿Qué tan alto puede oír tu perro?

En comparación con los humanos, la audición de un perro es excepcional. Son capaces de captar sonidos muy altos y muy bajos que el oído humano simplemente no puede detectar.

En promedio, un adulto humano no puede detectar sonidos que superen los 20.000 hercios (Hz). Los perros, por otro lado, lo hacen mucho mejor. Pueden captar frecuencias agudas de entre 47.000 y 65.000 Hz (1) .

“Hertz” se refiere a la medición de la frecuencia del sonido, mientras que los decibelios (dB) miden la intensidad o el volumen del sonido. Esta mayor capacidad auditiva expone a su perro a intensidades que posiblemente no pueda imaginar.

Más cerca de casa, la mayoría de las aspiradoras son extremadamente ruidosas para algunas personas con un nivel de sonido de alrededor de 70 dB (2) . Este nivel de ruido a menudo es irritante para nosotros, así que imagina cómo se siente en los oídos de tu perro.

Razones por las que los perros tienen miedo a las aspiradoras

Comprender estas razones puede hacer que se sienta más comprensivo y menos molesto con su perro.

1. Ruido

Con su mayor capacidad auditiva, el ruido es una de las principales causas de miedo para los perros. Las aspiradoras son repentinas y ruidosas y pueden asustar fácilmente a un perro. El sonido amplificado del limpiador puede causar angustia, ansiedad y mucha incomodidad para su perro.

2. Oler

Además de la audición, los perros también tienen un agudo sentido del olfato. A medida que la aspiradora levanta la suciedad, el pelo y otros desechos de la alfombra, también levanta los olores . Esto puede provocar una sobrecarga sensorial para el perro que es extremadamente desagradable.

3. Si su perro no está socializado

Los perros que no estuvieron expuestos a diferentes ruidos y entornos cuando eran cachorros pueden tener dificultades con las aspiradoras (3) . Los criadores de renombre expondrán a los perros a varios sonidos, texturas y entornos para hacerlos completos.

4. Está en los genes

Los perros tienen personalidades individuales. Algunos se mostrarán tímidos y nerviosos al ver el vacío. Mientras que, otros pueden exhibir un comportamiento agresivo cuando se exponen a personas u objetos extraños.

Pueden gruñir, gruñir, ladrar, arremeter, morder e incluso morder al agresor, en este caso, la aspiradora (4) .

Señales de que su perro está asustado

Los perros muestran diferentes signos si tienen miedo a las aspiradoras. Como se mencionó anteriormente, algunos pueden volverse agresivos y extremadamente territoriales. Ven el vacío como un enemigo y sienten que es su trabajo protegerte a ti y a su territorio.

Algunos de los comportamientos típicamente temerosos que puede detectar incluyen:

1. Babeo y bostezo

Una de las razones por las que los perros pueden babear es el estrés. Por lo tanto, si nota que su perro bosteza y babea excesivamente cada vez que comienza a pasar la aspiradora, puede ser un signo de nerviosismo (5) .

2. Orinar

La micción puede ocurrir cuando un perro está excitado, cuando está marcando su territorio o cuando responde al llamado de la naturaleza. Sin embargo, cuando un perro bien entrenado orina en un momento inadecuado, existe un problema.

La micción sumisa ocurre cuando el perro se siente ansioso o en reconocimiento de una figura más dominante. Esto suele ser una señal de que el perro no representa una amenaza para su supuesto agresor.

El fuerte ruido de una aspiradora en funcionamiento puede provocar este tipo de micción. Los perros pueden liberar pequeñas cantidades de orina o un gran charco alrededor de la casa. Si se encuentra con esto, puede ser una indicación de miedo a los vacíos.

3. Escondido debajo de los muebles

El miedo invoca una de dos reacciones en humanos y animales: luchar o huir. Si su perro corre debajo de la mesa, silla u otros muebles cada vez que enciende la aspiradora, es una fuerte señal de miedo. Esconderse debajo de los muebles hace que el perro se sienta seguro.

4. Masticación destructiva

La masticación destructiva puede desencadenarse por la ansiedad por vacío. ¿Encuentra a su perro masticando cuerdas o alambres? ¿Tus sillones están mordidos o las almohadas están rotas?

Supervise a su perro de cerca para observar los momentos en que ocurre la masticación destructiva. Los perros que se embarcan en comportamientos destructivos a medida que avanza la aspiradora están reaccionando al malestar que sienten (6) .

¿Debería tirar la aspiradora?

Probablemente se sienta listo para tirar su aspiradora ahora, ¿no es así? Pero no debes descartarlo. Este es el por qué:

  • Si quita la aspiradora, ¿cómo se acostumbrará su perro a los ruidos fuertes? Créame, se encontrarán con varios a lo largo de su vida.
  • Las aspiradoras son limpiadores efectivos, especialmente si tienes un perro que muda de pelo. Sin uno, es posible que tenga una casa llena de pelo que puede poner en riesgo su salud.
  • Más importante aún, las alfombras, tapetes y sofás son un refugio para los huevos y las larvas de pulgas de los perros . Pasar la aspiradora es la mejor manera de succionarlos y sacarlos de su hogar (7) .

¿Qué deberías hacer entonces? Hay varias formas de ayudar a su perro o cachorro a superar su miedo a las aspiradoras.

Lidiar con el miedo de su perro

La socialización juega un papel importante en la cantidad de ruido que puede manejar su perro. Entonces, manejar el miedo de su perro comienza con prepararlo para los sonidos que pueden encontrar en la vida diaria. Por supuesto, esto puede ser más difícil para los perros mayores.

Trabajando con un cachorro

El mejor momento para entrenar a tu cachorro y exponerlo a experiencias nuevas y diferentes es alrededor de las 7 semanas a los 4 meses de edad. Si compra su cachorro a un criador de renombre, es posible que el proceso haya comenzado antes de las 7 semanas (8) .

Si su aspiradora tiene configuraciones de succión, comience ajustándola a la configuración más baja. Enciéndalo durante un par de segundos a la vez en presencia de su cachorro. Observe su reacción y felicítelos por mantener la calma.

Aumente gradualmente el tiempo y aumente los ajustes de succión. Además, recuerde siempre ofrecerles un regalo por mantener la calma. Al darle al cachorro un premio específico, lo asociará con un buen comportamiento.

Desensibilizar a un perro mayor

Después de todo, un perro viejo puede aprender un nuevo truco. La desensibilización implica hacer que el perro sea menos sensible a los sonidos, personas u objetos que desencadenan una reacción emocional exagerada.

Haces esto exponiéndolos a una versión más débil de lo que temen. Pero lo haces de una manera no amenazante. Con el tiempo, el perro puede acostumbrarse a la versión debilitada del sonido temido.

Luego, aumenta gradualmente su intensidad hasta alcanzar la exposición al sonido normal (9) . Aquí hay algunas formas de insensibilizar a su perro a las aspiradoras:

1. Mantenga la aspiradora en un espacio abierto

Guardar la aspiradora en un lugar cerrado mantiene su espacio ordenado, pero no hace mucho por su perro. Mantenerlo en un área abierta, en cambio, le dará a su perro la oportunidad de olfatearlo y acostumbrarse.

Del mismo modo, si está trabajando con la aspiradora y su perro quiere acercarse al dispositivo, permítale que lo haga. Puede ayudar a la aceptación del dispositivo.

Si su perro no quiere estar cerca del dispositivo, déjelo estar, ya que obligarlo a estar cerca de la aspiradora solo exacerbará sus miedos. Recuerde, el proceso de aceptación es gradual.

2. Mantenga su aspiradora cerca del suelo

Cuando el vacío está cerca del suelo, se vuelve menos imponente para su perro. Esto elimina la sensación de dominio. También lo hace fácilmente accesible para el perro si quiere investigarlo.

Además, encienda la aspiradora durante un tiempo breve ocasionalmente cuando no esté limpiando su casa. Esto ayudará a su perro a familiarizarse con el sonido y el ruido.

3. Empieza pequeño

Deje la aspiradora encendida solo durante unos minutos a la vez. Comience con un espacio o una habitación que no esté ocupada por su perro. Siempre que sea posible, pídale a un familiar o amigo que le ayude a notar la reacción del perro.

Si su perro está bien con la aspiradora desde la distancia, acérquese lentamente al espacio en el que se encuentra. Deje un camino despejado hacia la puerta en caso de que el perro decida salir de la habitación. Es posible que deba repetir el proceso durante un tiempo antes de que su perro se acostumbre.

4. Colocar deliciosas golosinas en la aspiradora

Considere colocar golosinas en la aspiradora para ayudar a cambiar la percepción que su perro tiene del dispositivo. Entonces se convierte en una amenaza menor y más en algo que les otorga recompensas.

Del mismo modo, recompense a su perro con una golosina si permanece tranquilo después de que haya terminado de usar la aspiradora. Incluso pueden comenzar a mover la cola cada vez que ven el dispositivo.

5. Distrae a tu perro

¿Tu perro tiene un juguete favorito? Colóquelo cerca de la aspiradora para ayudar a que su perro se sienta más cómodo alrededor del dispositivo. También puede ofrecerle a su perro su juguete favorito mientras la aspiradora está funcionando.

Mientras limpia, puede pedirle a un miembro de la familia que distraiga al perro jugando con él. Si el perro no puede concentrarse, no lo obligues a seguir jugando.

6. Los “no hacer”

Es comprensible que desee terminar con esta tarea y, como muchos de nosotros, es posible que tenga poco tiempo. Recuerde, el miedo no es un signo de desobediencia, sino más bien un problema de comportamiento. Hagas lo que hagas, aquí hay algunas cosas que no debes hacer para tener en cuenta:

  • No ates al perro ni lo encierres en su jaula:  pueden lastimarse mientras intentan alejarse del sonido aterrador. Podrían terminar asociando el sonido con el castigo, lo que no ayuda en absoluto.
  • No los obligue a soportar el sonido:  recuerde, su audición es más magnificada que la suya y esto solo aumentará sus temores.
  • Evite preocuparse por ellos:  Es posible que tengan la impresión de que actuar completamente estresados ​​les brindará atención y premios especiales (10) .

Deshacerse de los miedos

Al igual que nosotros, los perros tienen diferentes personalidades, temperamentos y experiencias que dan forma a sus reacciones.

Seguir los consejos anteriores puede ayudar a su perro a superar su miedo al vacío. Si su perro todavía tiene miedo, es posible que deba consultar a un especialista en comportamiento canino. El especialista puede detectar el problema subyacente y ofrecer posibles soluciones.

Si tiene alguna pregunta o comentario, háganoslo saber en la sección de comentarios a continuación y recuerde hacer clic en el botón “compartir”.